Mamoplastias de Reducción

Mamoplastias de Reducción

No solamente el volumen aumentado de los senos puede generar incomodidad, sino que también puede ser causa de problemas adicionales como dolor de espalda o infecciones en los pliegues.

Si este es el caso el procedimiento indicado es la mamoplastia de reducción, en la cual aparte de retirar volumen del seno, como este normalmente se halla caído, se reposiciona en un sitio más adecuada.

Según el volumen que el paciente desee retirar y en conjunto con la paciente, se tomara la decisión de utilizar técnicas que dejan diferentes cicatrices, sin embargo entre mas tejido se decida retirar mayor será el tamaño de las mismas. El tamaño aumentado de los pezones también se corrige en el momento en el cual sean llevados a su nueva posición.

Toma alrededor de dos horas completar el procedimiento y el postoperatorio puede llevar entre tres y cinco días.

¿Para quién es esta cirugía?

Este procedimiento es recomendado para pacientes que con el paso de los años, los embarazos y los cambios de peso han presentado un aumento en el volumen de los senos, usualmente asociado a una caída de los mismos.

¿Riesgos de la cirugía?

La mamoplastía de reducción, debido a la técnica, genera cicatrices que varían en su calidad y siempre van a estar presentes. Por la tensión que se genera en la sutura estas cicatrice pueden desviarse de lo normal y hacerse poco estéticas, sin embargo se puede realizar tratamiento médico de las mismas (cremas, silicona, infiltraciones) y si una vez estabilizado el proceso cicatricial (alrededor de un año) aun no es satisfactorio su aspecto, existe el recurso de realizar cirugía en la cicatriz para intentar mejorarla (revisión de cicatriz). La sensibilidad del complejo areola pezón se ve comprometida en algunos casos, disminuyendo . En pacientes de reducciones masivas y desplazamientos grandes del complejo areola pezón hacia arriba se puede generar lesión parcial o total del complejo areola pezón al comprometerse su irrigación, que puede requerir procedimientos adicionales reconstructivos. En casos muy raros puede sobrevenir sangrado con acumulación de la misma (hematoma) o infecciones , los cuales se pueden tratar en conjunto con el cirujano de manera apropiada sin mayor inconveniencia para el paciente.

¿Qué hacer antes de la cirugía?

Es necesario una buena evaluación en la consulta para determinar la cantidad de tejido a retirar, al igual que la técnica quirúrgica más apropiada para cada persona en particular, ya que de ello dependen no solo las cicatrices sino las posibles complicaciones. Una vez entendidas las expectativas y aclaradas las dudas se procede a realizar los exámenes de laboratorio adecuados para la edad, y con este resultado a la valoración por parte del equipo de anestesia. Se debe prever el uso de un brassiere postoperatorio lycrado que dará soporte para mayor comodidad en el postoperatorio. Una vez cumplido lo anterior se procede a la programación del procedimiento en conjunto con la parte administrativa.

Anestesia

Siendo la mamoplastía de reducción un procedimiento de aproximadamente dos horas, es lo mas usual que la técnica anestésica sea general, sin embargo cada caso individual es evaluado en conjunto por el servicio de anestesia.

Técnica Quirúrgica

Previo a la anestesia se realizan en el paciente las marcaciones adecuadas según la valoración previa, y es por estas marcaciones que se realizan las incisiones destinadas a retirar el exceso de piel y tejido mamario, ademas de reposcionar el complejo areola pezón en una posición más adecuada. El procedimiento se realiza de forma bilateral, buscando la mayor simetría, y luego se procede a la sutura del tejido mamario, de la piel y finalmente del complejo areola pezón en su nueva posición. El procedimiento toma alrededor de unas dos horas para su realización.

Galería de casos