Blefaroplastia Láser

Blefaroplastia Láser (cirugía de parpados)

La blefaroplastia con láser de co2 es un procedimiento que requiere gran pericia y entrenamiento, y en el cual el Dr. Carlos rivera ha sido pionero desde hace algunos años. Su principal diferencia con la blefaroplastia tradicional es que al realizar el corte con el equipo de láser el sangrado y el trauma sobre los tejidos se reduce a un mínimo. Esto se traduce para los pacientes en un posoperatorio con menor inflamación, menor incomodidad y una reincorporación a la vida normal muchísimo más rápida.

Es en este momento para el Dr. Rivera el procedimiento de elección para el tratamiento del envejecimiento alrededor de los ojos.

¿Para quién es esta cirugía?

Para aquellas personas en las cuales se encuentra piel sobrante en los parpados superiores o inferiores asociado o no a bolsas de grasa y que hacen lucir la mirada envejecida y cansada. No es el procedimiento ideal para la piel pigmentada (ojeras) ni las arrugas finas causadas por envejecimiento solar, al igual que las arrugas causadas por la mímica facial y que se manejan con otros medios como toxina botulínica o rejuvenecimiento con láser.

¿Riesgos de la cirugía?

Teniendo claras las expectativas, las posibilidades de complicaciones son bajas, pudiéndose presentar inflamación persistente que finalmente termina mejorando con el tiempo y muy raramente tracción del parpado con exposición de la parte blanca del ojo (muestra escleral). Sin embargo cada caso debe ser evaluado y manejado de forma individual.

¿Qué hacer antes de la cirugía?

La evaluación particular de cada paciente incluye determinar si la alteración que el paciente percibe es susceptible de mejorar con cirugía o requiere procedimientos adicionales o diferentes. Los exámenes de laboratorio y la valoración anestésica se realizan en la forma usual y se programa el procedimiento a través de la parte administrativa.

Anestesia

El procedimiento se realiza en quirófano para mayor seguridad y tranquilidad del paciente, ya sea bajo anestesia local controlada o asistida por el anestesiólogo (bajo sedación) o anestesia general.

Técnica Quirúrgica

Se realiza una marcación previa del exceso de piel y la posible presencia de bolsas grasas. Bajo anestesia se realizan incisiones que quedan escondida dentro del pliegue de los parpados superiores o bajo la línea de las pestañas en los parpados inferiores. Se procede a retirar el exceso de piel y las bolsas de grasa si las hay, revisando que no haya sangrado, para finalmente realizar una sutura con material que se retira alrededor de los tres a cinco días postoperatorios.

Galería de casos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *