Abdominoplastia

Abdominoplastia

En algunos casos, especialmente en las personas que han sufrido pérdidas masivas de peso como las cirugías bariatricas, o estiramiento excesivo de la piel con presencia de múltiples estrías, es posible que el manejo del tejido sobrante con lipoescultura no sea suficiente. Cuando existe un sobrante de piel el cual se puede pensar que quedaría flojo o colgante en el postoperatorio es necesario que se tome la asesoría en la cual el Dr. Carlos Rivera podría recomendar el retiro de este exceso dérmico. Como paciente se debe evaluar la cicatriz que este procedimiento genera y que sera de mayor tamaño entre mas piel se desee retirar.

Es usual en la cirugía mejorar la calidad de la pared abdominal con una sutura conocida como plicatura. También es posible asociarla otros procedimientos, especialmente lipoescultura, para lograr un contorno corporal más armónico.

Requiere en el postoperatorio del manejo de faja, masajes y controles en general por parte del equipo para lograr el mejor resultado posible en cada caso.

¿Para quién es esta cirugía?

En algunas personas, debido a exceso no solo de grasa sino también de piel o a demasiado maltrato de la piel por obesidad o embarazos, puede no ser suficiente la mejoría de contorno que proporciona una lipoescultura. En estos casos puede ser necesario no solamente retirar el exceso graso de algunas áreas localizadas sino también retirar le piel laxa y colgante que podría quedar después. En estos pacientes con piel colgante o demasiadas estrías en los cuales la perspectiva aislada de una lipoescultura no es la mejor, se practica un procedimiento llamado dermolipectomia abdominal o abdominoplastia.

¿Riesgos de la cirugía?

La abdominoplastía es un procedimiento que genera unas cicatrices grandes pero disimuladas por la ropa interior, por lo cual cabe esperar que si existe alguna complicación sea derivada del proceso de cicatrización. En primera instancia puede existir un aumento de la cicatrización llamado cicatriz hipertrofica, el cual es manejado en forma inicial con cremas, infiltraciones, presión o siliconas y al cabo del proceso de cicatrización, si la mejoría no es satisfactoria se puede realizar una revisión quirúrgica de la misma. Ocasionalmente, por ser una gran área intervenida, se puede acumular líquido, llamado seroma, el cual debe salir a través de un dren que se deja dispuesto para tal efecto. Si esto no llegase a suceder puede requerir ser retirado este líquido a través de punciones realizadas en el consultorio. Muy rara vez, y casi siempre asociado a otras condiciones como tabaquismo, diabetes o cáncer, puede presentarse lesión de parte de la piel o abrirse la herida (necrosis o dehiscencia) los cuales serán tratados generalmente en forma ambulatoria en conjunto con el cirujano hasta su resolución.

¿Qué hacer antes de la cirugia?

Antes de la cirugía se requiere de una adecuada valoración para determinar las alternativas de cirugía, poder conocer el tipo y localización de las cicatrices y las expectativas de mejoría de la cirugía. De igual forma se evalúa la posibilidad de combinar el procedimiento con otros para favorecer los resultados, siendo lo más frecuente la asociación con la lipoescultura. Se realizan los exámenes paraclínicos de rutina, la valoración por anestesia y la adquisición de una faja. Esta faja debe cubrir las áreas que se van a tratar y dar un buen soporte en el postoperatorio ademas de ser cómoda y fácil de lavar ya que su uso en general es de alrededor de seis semanas postoperatorias. Luego se procede a la programación del procedimiento a traves de la parte administrativa.

Anestesia

La técnica anestésica se determina en la valoración por el servicio de anestesia, siendo lo mas usual la general.

Técnica Quirúrgica

El procedimiento aislado toma alrededor de una hora y media, y puede aumentar hasta tres horas cuando se combina con lipoescultura. Inicialmente se realizan marcaciones que indican los sitios de las incisiones y la cantidad de piel a retirar. Una vez realizada la incisiones eleva la piel y la grasa del musculo hasta llegar al reborde costal, dejando el munón umbilical pegado al musculo. En este momento se realiza una sutura (plicatura) que busca fortalecer la pared abdominal. Se procede a retirar y pesar el exceso de piel y grasa y luego a suturar las incisiones. Se reposiciona el ombligo y se coloca un dren para evacuar el liquido que se pueda generar.

Galería de casos